ultrasonido estructural

El primer examen para la detección oportuna debe realizarse entre las 11 y las 13.6 semanas del embarazo.

El ultrasonido estructural de primer trimestre es el estudio más importante durante el embarazo; este es un screening o tamizaje que se realiza entre las 11 y 13.6 semanas del embarazo. El screening o tamizaje es una prueba de laboratorio que debe realizarse a todo recién nacido para identificar aquellos riesgos de padecer desórdenes serios que son tratables, pero que no son visibles al momento de su nacimiento.

Este estudio tiene la finalidad de detectar los principales riesgos de complicaciones durante el embarazo como son la preeclampsia, el parto prematuro y las alteraciones cromosómicas. Al realizar este estudio se miden diversos marcadores a través del ultrasonido, como son el ductus venoso, el hueso nasal y la longitud cervical.

Dichas mediciones, combinadas con otros aspectos del historial clínico, son lo que permiten conocer de manera detallada el riesgo y las posibles complicaciones, y cuáles son las opciones para prevenir y tratar los problemas de salud con la finalidad de que el embarazo sea un éxito.

Hay situaciones en las que una mujer se puede sentir nerviosa o preocupada al planificar un embarazo, como quien tiene una edad mayor a 35 años, quien han tenido hijos afectados o quien han tenido resultados perinatales adversos como son los abortos, partos prematuros y muerte del bebé dentro del vientre, lo que prácticamente hace obligatoria una visita al médico fetal de manera preventiva.

Los tiempos marcados para la detección oportuna de complicaciones son tres: el primero es entre las 11 y las 13.6 semanas, el segundo entre las 18 y 24 semanas y el tercero entre las 34 y 36 semanas. Estos estudios permitirán que durante tu embarazo sea posible estar atentos a cualquier complicación y así intervenir de manera correcta para cuidar el desarrollo de tu bebé y de tu salud.